Atrévete a preguntarte!

0
61
Atrévete a preguntarte!
Atrévete a preguntarte!

Un viejo profesor, en un master que cursé hace años, insistía en en la importancia de una pregunta que casi nunca se puede responder. Es una de las más formuladas, pero menos y peor respondidas. ¿Cuál es esa cuestión que circunda al Ser Humano desde hace milenios? Es simple:

¿Por qué?

Es una pregunta constante, de las primeras que hace un niño reiteradamente a sus padres. La que todos nos planteamos cuando algo nos sale bien, o mal. La que acompaña a los que pierden a un ser querido, o su trabajo o su amor. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón?
Esa es la pregunta que yo hoy te propongo. La respuesta es difícil, pero su búsqueda es enriquecedora. ¿Por qué me he levantado hoy? ¿Por qué hago lo que hago? ¿Por qué escribo este post? ¿Por qué me muevo? Esa cuestión deriva inmediatamente en otras. ¿Qué hace que comporte como lo hago, me relacione, trabaje, comparta, discuta o ame? ¿Cuál es el motor de mi vida? ¿Qué pretendo conseguir con todo lo que me esfuerzo a diario?

A menudo nos encontramos envueltos en un difícil círculo vicioso. Día a día nos levantamos, con objetivos, metas, ilusiones… A lo largo de la jornada nos esforzamos, producimos, repartimos talento o mediocridad, luchamos, intentamos conseguir la aprobación de otros. Planificamos, gestionamos, orientamos, coordinamos, competimos en un torbellino diario. Nos queda tan poco tiempo que necesitamos organizarlo, y nos damos las herramientas adecuadas (GTD). Hasta estructuramos nuestro ocio.
Y así llega el final de la jornada, justo para caer rendidos tras un intenso día lleno de…¿ qué?

Y una jornada se enlaza a otra, y llega el momento en el que ya ni nos preguntamos por qué. Un círculo en el que un día y otro se unen en una pendiente de la que ni somos conscientes. Cuando eso sucede, cuando ya ni te preguntas (ni me pregunto)  el “por qué”, los días son mera repetición unos de otros. Los dotamos de pequeñas ilusiones, para no pensar demasiado. Nos autoconvencemos de que lo que hacemos es trascendente, que de verdad importa algo, que ayuda o que nos ayuda y asignamos a nuestras metas una importancia que no tienen. Pero en realidad hemos perdido el norte, y simplemente continuamos la rueda. Intentamos exorcizar ese tiempo sin respuestas de muchas maneras, pero no lo conseguimos.

Hay situaciones vitales en las que ese círculo se rompe, normalmente de forma dramática, con una enfermedad, con una pérdida afectiva o con un acontecimiento difícil. Esos son momentos en los que algo de claridad vuelve a nuestra mente, y volvemos a preguntarnos (¿por qué?). Pero son situaciones puntuales y pasajeras. Pronto retornamos a la cotidianidad y la maza del reloj y del calendario nos vuelve a aprisionar. Llenamos de nuevo nuestra agenda de actividades que parecen fundamentales y que de una forma u otra creemos que nos harán más felices. Pero la vida se va llenando de pequeñas frustraciones que llenan las consultas de los psicólogos y hacen que los fármacos “de la felicidad” sean los más consumidos.

No cabe duda de que algunos han conseguido responder de una forma u otra a esa pregunta existencial. Y de entre ellos han surgido santos, genios, revolucionarios …y tambien suicidas. Pero son los menos. Hay que tener valor para detenerse, para mirarse en el espejo, para enfrentarse a la propia realidad y plantearse …¿por qué? Si uno es capaz de encontrar su propia respuesta, después se formulará otras preguntas, que procuraré tratar en post sucesivos. Tales cuestiones ya casi se contestan solas.

Por tanto, te propongo hoy esta pregunta. Párate un momento. ¡Atrévete a ello!. Retrasa tu agenda unos minutos, respira y pregúntate… ¿por qué? Busca un sentido a lo que haces. ¿Qué es que te mueve? ¿Qué esperas de tu vida?
Yo tengo mi propia pequeña respuesta. No será la mejor, pero es la mía. La daré en post sucesivos.

Y mientras tanto, no seas conformista. Conformarse a no tener respuestas, es comenzar a estar muerto.

¿Por qué?… Dímelo tú

Mientras, te invito a ver éste precioso video, que puede llenar de optimismo tu día

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.